Patrimonio Cultural

La influencia de la ría en el poblamiento de este territorio queda patente por la situación de su capital, Villaviciosa, en la orilla interna de la Ría, en el límite de la reserva. Fue elegido este punto para la fundación de la villa por su situación estratégica para las comunicaciones terrestres y marítimas.

pd_cultura

 

 

Dentro de la reserva se encuentran varios núcleos de poca entidad, siendo Seloriu, con unos 600 habitantes, el mayor de ellos.

Existen vestigios de poblamiento en el entorno de la ría desde épocas prehistóricas. Actualmente hay una población dispersa en pequeños núcleos, en los que se mezclan casonas, capillas románicas, quintanas y casas de indianos.
Las pequeñas explotaciones agropecuarias han sido el modo de vida tradicional de los habitantes de la ría, y aún hoy la ganadería vacuna y los porreos definen el paisaje. A ellos hay que unir el marisqueo, actividad que se sigue realizando a la manera tradicional: a mano o con rastrillo.

La Ría fue además un importante puerto comercial en el periodo preindustrial, en cuyas márgenes se instalaron almacenes e industrias de distintos tipos, como caleros y astilleros, además de la famosa fábrica de sidra de El Gaitero, importante elemento del patrimonio industrial.

Su importancia económica en esta época preindustrial se confirma con la grandiosidad de los edificios de Villaviciosa, como la Casa de los Hevia y de los Valdés, así como varios ejemplos de arquitectura indiana.