Elefantes marinos en la patagonia argentina

Hace unos días estuve en una exposición de fotografías sobre América Latina en la que José María Fernández DíazFormentí, no puso los dientes largos a todos los que asistimos a su espectacular charla en las Jornadas Luces del Norte… Y desde entonces no he dejado de pensar en volver a visitar el viejo continente. Tan solo he estado en tres ocasiones, pero han sido suficientes como para quedarme totalmente enganchado. Tal y como están las cosas, veo difícil poder volver a cruzar el charco, así que habrá que conformarse con recordar historias vividas y revisar de vez en cuando el archivo fotográfico…

En una entrada anterior subí a la web unas fotos del que fue para mí un encuentro mágico con una pareja de jaguares en la amazonia peruana, hoy le toca el turno a otro de esos grandes momentos que nunca olvidaré.

Tras un conducir un centenar de kilómetros por una pista de ripio desde una pequeña ciudad de la patagonia argentina, llegamos a una bahía poco conocida y muy poco frecuentada, en la que pudimos disfrutar en solitario de una colonia de elefantes marinos. La sensación de estar sólo dos personas frente a frente, con unos animales que pueden alcanzar más de seis metros y unas 4 toneladas, es algo que no se puede describir con palabras…

Como no podía ser de otra manera, este lugar lo descubrimos nuestro ultimo día en Patagonia y llegamos a él tan solo unos minutos antes del atardecer, así que no pude hacer demasiadas fotos. Quizá por eso mismo tengo un recuerdo tan intenso de esos escasos minutos en compañia de estos alucinantes animales.

 

elefante_marino

 

Elefante marino 2

 

Elefantes marinos 3

 

Comentarios

  1. Estorbin

    Ay, yo también tuve la suerte de verlos y es de lo más
    emocionante. Ya sabes el wanderlust nos acompaña, hay que ser
    pacientes, algún día nos desquitaremos.

Deja un comentario