Por el río de la Peña

Nava es un concejo que no deja de sorprenderme, en verano disfruté haciendo fotos en las foces del río Pendón y esta semana le tocó el turno a otro río naveto, el río de la Peña.

Partiendo del pueblo de Piloñeta se accede a esta pequeña riega gracias a un fácil sendero que discurre paralelo.

Además de su interés natural, el principal atractivo de este  río son los numerosos molinos que lo jalonan. Aunque a día de hoy no son más que vestigios mudos de lo fueron en otro tiempo, resulta emocionante pasear junto a estos ingenios hidráulicos. Usados por la población para la molienda, aún se mantienen en pie junto a numerosos canales y azudes, que a cada paso salen a nuestro encuentro.