Norwegian blue mood

Acabo de llegar de Noruega, después de unos días disfrutando de uno de los espectáculos naturales más alucinantes que haya visto nunca, las auroras boreales.
Fueron cuatro días de muchos kilómetros, muchas risas, emoción a raudales por ver las auroras… y pocas fotos. En esta época hay muy pocas horas de luz y después de trasnochar para ver las auroras escasearon las fuerzas para madrugar y salir a patear.

Aun así fue un viaje muy productivo fotográficamente hablando, coincidir con Marta Lafaro, una fotógrafa con un estilo y manera de ver muy diferente a la mía y poder comparar de primera mano cómo una misma realidad se puede interpretar de maneras tan distintas, me dio a pie a pararme a pensar en qué fotos hago, por qué y sobre todo a darme cuenta de lo mucho que me cuesta salir de mi zona de confort…
Para el año que está al caer, empiezo a tener claro cuáles van a ser las metas que me quiero poner para seguir aprendiendo y pasándolo en grande haciendo fotos…

Por el momento, ahí van unas cuantas imágenes con un revelado diferente al que suelo aplicar, aunque eso sí, en ellas no sale nadie (salvo una foca escondida en medio del mar) y son bastante melancólicas, no vaya a ser que me dé un jamacuco con tanto cambio 🙂

Para verlas más grandes, sólo hay que pinchar en las fotos!

 

Comentarios

  1. Autor de la
    Entrada

Deja un comentario