Jaguares en el Manu, un recuerdo imborrable

Hoy en el blog de una fotógrafa asturiana a la que sigo, descubrí una palabra que no conocía y que resume en unos pocos caracteres mi estado de ánimo permanente… wanderlust, que se utiliza para describir las ansias por viajar y descubrir el mundo. Tal y como están las cosas no se cuando volveremos a hacer un VIAJE, con mayúsculas, de esos que te cambian y que dejan una huella imborrable. Pero siempre quedará el consuelo de los ya realizados, y es que las sensaciones vividas no hay crisis que las pueda borrar. He tratado de escoger mi momento más especial y sin duda me quedo con el que vivimos en 2009 en el Parque Nacional del Manu en Perú.

El Manu quizás sea el rincón del planeta con mayor biodiversidad y sin duda una de las selvas amazónicas mejor conservadas. Llegar a este lugar no es sencillo y menos en época de lluvias.. pero sin duda merece la pena… Nuestra mayor ilusión en este viaje era poder observar en libertad uno de los animales más increíbles, el jaguar. Tras varios días recorriendo en canoa el río Manu y cuando nuestras esperanzas empezaban a flojear, mi pareja avistó en la orilla no uno sino dos jaguares. Nuestra guía, con dieciocho años de experiencia recorriendo este Parque, nunca había tenido la ocasión de ver dos ejemplares juntos y de hecho compartió con nosotros las lagrimillas de emoción que nos produjo este encuentro.Tan solo fueron unos minutos los que compartimos con estos majestuosos animales, y mi pobre óptica y la distancia no me permitieron sacar mejores fotos de este encuentro pero sí suficientes para ayudarme a mantener nítido el recuerdo del momento más especial que he vivido en un viaje…

El Manu tiene una superficie de un millón y medio de hectáreas, aproximadamente una vez y media la de Asturias. En el momento en el que hicimos nuestro viaje tan solo se encontraban en el Parque 17 turistas.. sin duda me siento muy afortunado por haber podido conocer este rincón del planeta.

Comentarios

  1. Estorbin

    Ay, estamos buenos añorando lo que hicimos. Yo no pierdo la esperanza de volver a viajar. Lo que cuentas de los jaguares tuvo que ser muy especial y emocionante y eso no te lo puede quitar nadie. ¡que nos quiten lo balaio! Gracias por la referencia.

  2. Autor de la
    Entrada
    admin

    Vaya, faltaría más! Más bien gracias a ti por tu post!
    Y con respecto a los buenos tiempos… yo tampoco pierdo la esperanza… aunque como bien dices,lo hecho hecho está, y cada día que pasa más me alegro de haber decidido invertir en algo tan fugaz pero al mismo tiempo tan indeleble…

  3. Pingback: Elefantes marinos en la patagonia argentina

Deja un comentario